Microfinanzas con el reto de bajar costos
Experto señala que la incorporación de tecnología al proceso de análisis
de créditos puede
impactar positivamente en gasto de entidades.

Escrito por German Rivas
La Prensa Grafica
Viernes, 11 septiembre 2009

Reducir el costo que representa otorgar pequeños créditos a las empresas sigue siendo el principal reto de las microfinancieras en Latinoamérica, señaló Robert Annibale, director general de Citi Microfinance, previo a la inauguración del encuentro centroamericano en el que se abordan este y otros temas relacionados con el sector.

“Uno de los retos más grandes es reducir los costos, porque proveer créditos baratos a nuestros clientes es casi tan importante como proveerles crédito en sí”, afirmó Annibale.

En este sentido, Citi Microfinance ha provisto de asistencia sobre el manejo de efectivo a instituciones y ha impulsado estrategias que permitan bajar el costo de operación que deben pagar los empresarios por los microcréditos.

Una de estas estrategias fue implementada en México, donde los clientes pueden recibir remesas en la misma microfinanciera que le ha otorgado el préstamo y cancelarlo con la divisa que perciben.

Por su parte, Diego Guzmán Garavito, experto de ACCION International, indicó que la industria enfrenta otro reto que es volver el modelo de las microfinanzas más eficiente, apoyándose en la tecnología, en sistemas portátiles para análisis de crédito en sitios de trabajo, por ejemplo.

“Si tenemos en la región un promedio de 250 microempresarios por asesor, se puede subir a 350, lo que hace que inmediatamente el costo se reduzca”, afirmó Guzmán.

El experto agregó un tercer reto para las microfinancieras: que la industria se consolide, porque actualmente entregan muchos pequeños créditos; consolidando sus carteras lograrán ser más eficientes y por ende reducir los costos.

Julio Flores Coca, presidente de la Red Centroamericana de Microfinanzas (REDCAMIF), consideró que si bien esta industria no es inmune a la crisis financiera tiene mayor resistencia, respecto a los grandes conglomerados, y son un paliativo anticíclico para amortiguar los impactos en las economías centroamericanas.