Expertos piden al Gobierno levantar topes en tasas de interés para microcréditos
Portafolio.com.co
1/19/09

Desde hace dos años, se fijó una tasa de interés máxima para el microcrédito de 33,93 por ciento anual, superior al 30,7 por ciento que se puede cobrar para otros créditos.
Sin embargo, durante todo este tiempo bancos y ONG que le prestan a ese sector han pedido ampliar ese límite, pues argumentan que ese nivel no es rentable.
Su argumento se basa en el hecho de que los microempresarios, pese a que son buenas pagas, requieren servicios adicionales a los de otro sujeto de crédito, pues la mayoría de ellos no lleva contabilidad y hay que ayudarles a evaluar en cuánto se pueden endeudar, así como facilitarles los procedimientos de pago, ya sea cobrándoles a domicilio o permitiéndoles cancelar cuotas semanales o quincenales.
"Es un proceso caro, que requiere productos nuevos", asegura Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien piensa que por estas razones los intereses no se deben limitar. Lo mismo cree María Otero, presidente de Acción Internacional, una de las microfinancieras más grandes del mundo, que en Colombia opera a través de Finamérica. Para ella lo correcto no es ver si las tasas son bajas o altas, sino qué tanto les abren las puertas a personas que antes no habían tenido acceso a un crédito formal.
Moreno y Otero estarán esta semana en Cali en el Simposio Internacional de Microfinanzas, que organiza la Fundación Alvaralice. La idea del evento es generar ideas para que cada vez haya más y mejor oferta de microcrédito, así como potenciarlo como herramienta contra la pobreza.
Precisamente, Moreno informó que para mejorar en este aspecto el BID está haciendo un experimento con la Federación Nacional de Cafeteros y Telefónica (operador de Movistar) para ofrecer banca por celular a los caficultores, con el objeto de facilitarles el acceso a los servicios financieros.
Los dos expertos respondieron las siguientes preguntas:
1. ¿Qué tan amenazado está el microcrédito con la crisis financiera actual?
2. ¿Qué hacer para que más intermediarios financieros atiendan a los pobres?
3. ¿Está de acuerdo con los límites a tasas de interés para este tipo de préstamos?

LUIS ALBERTO MORENO
Presidente del BID

1. Las microfinanzas han crecido significativamente en los últimos años y hoy hay más instituciones. Pero sin duda, es posible que ante la actual crisis incurran en mayor morosidad en la cartera de consumo, falta de liquidez, altos costos de financiación y baja rentabilidad, entre otros. Esta tendencia puede durar uno o dos años, pero la perspectiva de largo plazo es positiva. Aunque la tasa de crecimiento de las microfinanzas baje en el futuro inmediato, la estabilidad de la industria seguirá sólida pues la demanda es enorme.

2. Para llegar a los pobres se requiere de más análisis, de más acompañamiento y de sistemas de garantía innovadores, lo cual es costoso. Estos servicios son los que el mundo de las microfinanzas ha podido conseguir. En el BID fortalecimos con 20 millones de dólares nuestro fondo de facilidades de liquidez de emergencias para ayudar a las microfinancieras durante esta crisis económica.

3. Mi experiencia es que cuando se liberan las tasas de interés se crean más incentivos para que las instituciones compitan en un sector como el de las microfinanzas. Y se debe tener claro, que el crédito más caro es el que uno no tiene. ¿Cuáles son las alternativas para una persona que necesita dinero? Un agiotista o una institución. Es mucho mejor la segunda, pues además le ayuda formalizarse.

MARÍA OTERO
Presidente de Acción Internacional

1. La crisis golpeará el crecimiento, lo que va a afectar a los microempresarios y a las entidades microfinancieras a la hora de buscar liquidez para poder aumentar sus desembolsos. Seguramente veremos una disminución importante en las tasas de crecimiento de esta actividad, que particularmente en América Latina crece un 20 por ciento anual.

2. Eso cambia en cada país, pero creo que los avances que ha tenido Colombia para motivar a los bancos a que consideren a la microempresa como un cliente válido, son muy importantes. Les han mostrado como trabajar con personas que no llevan una contabilidad, pero que además son cumplidos con sus pagos.

3. Los intereses del microcrédito no se pueden comparar con los de otros préstamos formales porque no tiene caso. Su referencia son los créditos informales, que son muchísimo más cotosos. Por eso nos preocupa que se pongan límites a esas tasas de interés, porque así disminuye la posibilidad de que las microfinancieras sean sostenibles.